ACADEMIA NACIONAL DE MEDICINA DE COLOMBIA

CINCUENTA AÑOS DEL BIREME

Visto: 56

La Biblioteca Regional de Medicina (BIREME) innovó los servicios bibliotecarios y de información en el área médica y en otras disciplinas. Contribuyó en la fundación de sistemas como Index Medicus Latinoamericano, LILACS, BVS y SciELO:

• Hace 50 años, el gobierno brasileño, en conjunto con la Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), establecieron la Escola Paulista de Medicina(EPM) de la Universidade Federalde São Paulo (Unifesp), la Biblioteca Regional de Medicina (BIREME), en respuesta a la demanda creciente de información biomédica y como parte de un conjunto de centros internacionales de información científica del sistema Medical Literature Analysis and Retrieval System (MEDLARS), “un hijo de la revolución científica”, promovidos por la National Library of Medicine de los Estados Unidos (NLM), la biblioteca biomédica más importante de todo el mundo

• BIREME fue pionera en varias dimensiones, prácticas, productos, servicios y soluciones de información científica. Lideró el establecimiento de redes de bibliotecas y centros de información en la América Latina y Caribe con la operación de servicios de fotocopias de artículos enviados por correo, en el control y registro de la literatura científica en salud publicada en ritmo creciente en la región, primeramente en papel con la publicación periódica del Index Medicus Latinoamericano (IMLA) y posteriormente con la base de datos LILACS (Literatura Latinoamericana y del Caribe en Ciencias de la Salud), complementando a MEDLINE, la fuente más importante de información bibliográfica en ciencias de la salud

• Además, BIREME produjo y distribuyó el primer CD-ROM de bases de datos bibliográficas en salud y el primer servicio online de acceso a las bases de datos de artículos y evidencias científicas en salud entre todas las regiones en desarrollo. El mantenimiento en los idiomas portugués y español del Medical Subject Headings (MeSH) el principal vocabulario científico internacional de conceptos biomédicos, dotan al portugués y al español con la misma capacidad semántica que el inglés en el tratamiento de los avances científicos en ciencias de la salud y actualiza anualmente la terminología usada por los profesores, estudiantes, investigadores y profesionales de la salud. El multilingüismo es una dimensión importante de la información y comunicación científica en América Latina

• Con el advenimiento de la Web, BIREME impulsó la Biblioteca Virtual en Salud (BVS) como un bien público conformado por un espacio común de almacenamiento, publicación, acceso e interoperabilidad de contenidos, de productos y servicios de información y espacio de interacción de productores, intermediarios y usuarios de información científica

La cultura, definida como “la información transmitida por el aprendizaje social”, tiene a la biblioteca como uno de sus agentes principales. La humanidad hereda en cada nueva generación las colecciones preservadas de las figuras rupestres milenarias de las cavernas europeas y de la mayor de todas en la fascinante Serra da Capivara; de las placas de escritura cuneiforme creada por los sumerios; de los manuscritos egipcios, de los del Mar Muerto cuyo descubrimiento cumple 70 años el próximo 29 de noviembre, y los de la edad media celosamente copiados en los monasterios; de las colecciones de libros y revistas que siguieron a la Biblia de Gutenberg de 1450 ahora impresos con la combinación de los mismos tipos movibles que, inicialmente compuestos por aleaciones de metales, evolucionaron en más de 500 años hacia el tipo digital que con ceros y unos conformaron los contenidos de la biblioteca universal vislumbrada en Alejandría y tan anhelada por poderosos pero que se estructura dinámica e inclusivamente con la Web. Tal como Borges engendró el universo de galerías hexagonales infinitas de todos los libros posibles de su Biblioteca de Babel.

En los últimos 20 años la Web nos hizo realidad el concepto de la biblioteca como la extensión de nuestra mente y fuente de información y conocimiento para mejor escrutar el universo, la naturaleza, nuestro pasado, el vivir cotidiano, transformar el presente y proyectar el futuro. Hoy, es común acceder a la biblioteca universal a través de los celulares con una intermediación física creciente de nuestro cerebro. ¡Qué bueno! Pues es la facilidad del acceso a los libros, revistas científicas y otros tipos de publicación que se viene sosteniendo hace miles de años la formación educativa de niños, jóvenes y adultos y, especialmente, los científicos, profesionales y técnicos. La disponibilidad del acceso a la información y al conocimiento constituye para nosotros, individuos o grupos o sociedades, un determinante social de capacidad de acción, de tomar decisiones fundamentadas, de mejorar el entorno y contribuir para un futuro mejor. Pero, en pleno siglo XXI, la humanidad aún enfrenta el desafío de superar profundas iniquidades sociales. Entre estas, las iniquidades de información son las más perversas por su poder de generar y ampliar todas las demás.

El acceso ubicuo a la Web da realidad a lo virtual y hace más y más distante aquellas peregrinaciones repetidas a los edificios y estantes de las bibliotecas de generaciones y generaciones de estudiantes, profesores, investigadores, profesionales y ciudadanos para aprender, conocer y comunicar lo que sabemos y lo que somos hoy. Los colegios invisibles tradicionales de intercambio entre investigadores y profesionales son reciclados y perfeccionados en las redes sociales de investigadores que además de la interacción sin límites de espacio y horario alojan millares de bibliotecas personales y de grupos. ¡La nueva posbiblioteca llegó! Funcionalmente, ella es la misma de siempre.

La salud, en lo colectivo y en lo individual y, en todas las fases de la vida, es la dimensión social que el valor de la información y el conocimiento es percibido como más apreciado por la sociedad, sea en la formación y práctica de los profesionales de la salud, en el avance de las investigaciones de prevención y cura de enfermedades, en las decisiones de las autoridades y en el funcionamiento de los sistemas de salud. De hecho, el acceso a la información es un determinante social de la salud. Y fue justamente con la salud que Brasil inició y desarrolló una capacidad notable de proveer acceso amplio a la información científica.

Hace 50 años, el Gobierno Federal, en conjunto con la Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), establecieron la Escola Paulista de Medicina(EPM) de la Universidade Federal de São Paulo (Unifesp), la Biblioteca Regional de Medicina(BIREME), en respuesta a la demanda creciente de información biomédica y como parte de un conjunto de centros internacionales de información científica del sistema Medical Literature Analysis and Retrieval System (MEDLARS), “un hijo de la revolución científica”, promovidos por la National Library of Medicine de los Estados Unidos (NLM), la biblioteca biomédica más importante de todo el mundo. BIREME fue pionera en varias dimensiones, prácticas, productos, servicios y soluciones de información científica. Lideró el establecimiento de redes de bibliotecas y centros de información en la América Latina y Caribe con la operación de servicios de fotocopias de artículos enviados por correo, en el control y registro de la literatura científica en salud publicada en ritmo creciente en la región, primeramente en papel con la publicación periódica del Index Medicus Latinoamericano (IMLA) y posteriormente con la base de datos LILACS (Literatura Latinoamericana y del Caribe en Ciencias de la Salud), complementando a MEDLINE, la fuente más importante de información bibliográfica en ciencias de la salud. La búsqueda incesante de mecanismos para la democratización del acceso a la información constituyó una prioridad política y operativa de BIREME desde su fundación, antes y después del Web. BIREME produjo y distribuyó el primer CD-ROM de bases de datos bibliográficas en salud y el primer servicio online de acceso a las bases de datos de artículos y evidencias científicas en salud entre todas las regiones en desarrollo. El mantenimiento en los idiomas portugués y español del Medical Subject Headings (MeSH) el principal vocabulario científico internacional de conceptos biomédicos, dotan al portugués y al español con la misma capacidad semántica que el inglés en el tratamiento de los avances científicos en ciencias de la salud y actualiza anualmente la terminología usada por los profesores, estudiantes, investigadores y profesionales de la salud. El multilingüismo es una dimensión importante de la información y comunicación científica en América Latina.

Con el advenimiento de la Web, BIREME avanzó en su operación de cooperación técnica hacia la Biblioteca Virtual en Salud (BVS) como un bien público conformado por un espacio común de almacenamiento, publicación, acceso e interoperabilidad de contenidos, de productos y servicios de información y espacio de interacción de productores, intermediarios y usuarios de información científica. La Declaración de San José Hacia la BVS aprobada en la 4ª edición del Congreso Regional de Información en Ciencias de la Salud (CRICS IV), representó una decisión notable y pionera de los países de América Latina y Caribe en pro de una acción colectiva de promover la adopción por primera vez en su historia la operación online de las bibliotecas, centros y sistemas de información en salud.

En el contexto de la BVS, BIREME, además de las ciencias de la salud, colaboró con instituciones clave en bibliotecología y ciencias de la información, destacándose la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y su Programa de Información para Todos alineados con la promoción de la sociedad de la información y del conocimiento. En Brasil, se destaca la colaboración con la Fundação de Amparo à Pesquisa do Estado de São Paulo (FAPESP) en la creación y desarrollo del Proyecto Scientific Electronic Library Online (SciELO) de revistas científicas online en acceso abiertoy del proyecto de acceso online a las colecciones de las publicaciones y bases de datos de las principales editoriales científicas que fue absorbida y ampliada por el Portal de Periódicos da Coordenação de Aperfeiçoamento de Pessoal de Nível Superior(CAPES).

SciELO y el Portal de Revistas de CAPES representan en conjunto la mayor contribución a la democratización de la publicación y al acceso abierto a la información científica en Brasil y modelos adoptados internacionalmente por muchos países.

La perspectiva de “información para todos” que fundamentó hace 20 años la creación y desarrollo de la BVS viene haciéndose realidad. Em América Latina, prácticamente 100% de la publicación científica en salud está disponible en acceso abierto. Globalmente, se estima en acceso abierto más de 50% de los artículos científicos.

Sin embargo, en el aniversario de 50 años de BIREME, el alcance y las funciones de la bibliotecología y de las ciencias de la información se ven tan tensionadas como hace dos décadas. Una de las principales fuerzas viene del movimiento de la ciencia abierta que preconiza la apertura y transparencia en todas las etapas de las investigaciones – los proyectos, los planes de análisis, los registros previos de los estudios y de los resultados expresados en textos, datos, materiales y métodos organizados, cada uno como contenido independiente, identificados unívocamente, tanto los datos cuanto sus metadatos, y disponibles de modo persistente en repositorios. La biblioteca como espacio de redes de fuentes de información se hace presente proactivamente en todas las fases de la investigación en la recolección y la provisión de fuentes de información. La estructura conceptual y metodológica de las fuentes de información de la BVS abarca el continuo de la investigación y debe ser enriquecida y capacitada operacional y tecnológicamente. Esta misma práctica deberá prevalecer progresivamente en los programas y proyectos de los sistemas y servicios de salud, con la apertura y transparencia en todas las etapas. Otra fuerza viene de la necesidad de empoderar la adopción e implantación de programas y líneas de acción a favor de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas de acuerdo con las condiciones y prioridades nacionales, lo que requiere dinamismo y flexibilidad de la biblioteca para promover la contextualización e interoperación de fuentes de información por temas, localidades y públicos con vistas a superar las iniquidades de información.

La perspectiva de la renovación de la BVS como un espacio de la ciencia abierta y su contribución a los 17 ODS significará un rescate de la tradición de liderazgo de BIREME en bibliotecología y cooperación técnica en información científica en salud y un motivo especial para celebrar los 50 años.

Publicado en blog SciELO en Perspectiva. A los 50 años BIREME está cara a cara con la nueva. Por Abel Packer