ACADEMIA NACIONAL DE MEDICINA DE COLOMBIA

D’Achiardi Rey es nuevo académico

Visto: 73

El nefrólogo Roberto D’Achiardi Rey se posesionó el 19 de octubre como académico correspondiente con un trabajo sobre la educación en diálisis peritoneal crónica en los programas de posgrado de nefrología en Latinoamérica. 

Diversos factores pueden influir en la preferencia del uso de hemodiálisis crónica (HDC) sobre diálisis peritoneal crónica (DPC) como terapia de enfermedad renal crónica en pacientes estado 5 en programas de diálisis crónica (ERC5D) en diversos países del mundo. Con el objetivo de determinar si la falta de educación adecuada y suficiente en DPC en algunos programas de postgrado de nefrología, es la causa principal por la cual los nefrólogos prefieren utilizar HDC, la terapia mejor conocida, se analizó el programa de entrenamiento en DPC que reciben los estudiantes de postgrado de nefrología en diversos países de Centro y Suramérica. La información se obtuvo con base en la respuesta a una encuesta que se envió a uno o más nefrólogos de cada país, entre febrero 1 y julio 31 de 2011, dirigida a quienes trabajan en el medio académico y conocen, dirigen o pertenecen a programas de postgrado de nefrología.

114 programas de postgrado de Nefrología existen en Latinoamérica en la actualidad. Se encuentra una clara variedad en el periodo de entrenamiento en diálisis peritoneal crónica, de acuerdo con cada programa y en cada país. El volumen de pacientes en diálisis peritoneal crónica varía entre 25 y más de 280, con lo cual es claro que el entrenamiento y la experiencia adquirida en el manejo de pacientes con DPC es diferente.

La población mundial de pacientes con enfermedad renal crónica (ERC) y en consecuencia, el número de pacientes con ERC estado 5 en programas de diálisis crónica (ERC5D) que recibe terapias de reemplazo renal crónico (TRRC), bien sea diálisis o trasplante renal, ha aumentado en forma considerable a través de los años. En 2008 recibían diálisis peritoneal crónica (DPC) 196.000 pacientes en 130 países del mundo, correspondiente al 11 % de la población mundial de TRRC y hemodiálisis crónica (HDC) cerca de 1.550.000 pacientes.

En Latinoamérica (LA) según el Registro Latinoamericano de Diálisis y Trasplante de 2.008, se estimó que en la región recibían DPC y HDC 254.961 pacientes y 65.824 tenían trasplante renal funcionante. De los pacientes en TRRC, 74,18% recibían HDC y 25,82% DPC, distribuidos en 2.155 centros de diálisis, o sea, es notoria la menor cantidad de pacientes en diálisis crónica que recibe DPC.

Khawar considera importante la falta de educación y de entrenamiento adecuado y suficiente de los nefrólogos en DPC, según Parker hay entrenamiento insuficiente en DP y también Berns identificó que se requiere mejor entrenamiento del nefrólogo en formación en todas las modalidades de diálisis en casa, y hace notar que más del 25 % de estudiantes de postgrado de nefrología considera que requieren más entrenamiento en DP.m Una conclusión que se puede inferir de los conceptos anteriores, es que un factor importante en la falta de mayor uso de DPC en la población de pacientes con ERC5D, podría ser la falta de educación adecuada y suficiente en DPC en algunos programas de postgrado de nefrología, por la cual los nefrólogos prefieren utilizar HDC, la terapia mejor conocida.

La DPC en varios países de Europa, Norteamérica y Latinoamérica, se realiza solo en 10 a 20% de la población en DC, e incluso en algunos países no se utiliza. En Latinoamérica en 2007, con excepción de México y Colombia, la penetración en DPC fue inferior al 10 %, e incluso inexistente en muchos países.

En Colombia en el año 2010 recibían DC 19.549 pacientes, 6.115 en DPC (46%) y 13.385 HDC (54%). En España, donde anualmente cerca de 6.000 pacientes con ERC5 reciben TRRC, sólo 20 % se encuentran en DPC. Los estudiantes de postgrado de nefrología, dentro de los cerca de 30 meses de entrenamiento, solo rotan por DPC durante dos meses, lo cual consideran insuficiente, y en alto porcentaje no se consideran bien entrenados en esta modalidad de terapia.

El entrenamiento insuficiente en DPC podría traer como consecuencia que el nefrólogo al momento de escoger una terapia se decida por la mejor conocida, y esta podría ser una de las razones por la cual la DPC sea menos utilizada en muchas partes del mundo. La unificación de programas de entrenamiento podría favorecer un mayor conocimiento de la terapia, pudiéndose utilizar así en forma más balanceada.

Attachments:
Download this file (Dialisis.pdf)Dialisis.pdf[ ]204 kB