ACADEMIA NACIONAL DE MEDICINA DE COLOMBIA

NO SIEMPRE LO ANTIGUO ES VENTAJOSAMENTE SUSTITUIDO

Visto: 297

Desde hace varias decadas, las agencias encargadas de valorar el ingreso de un medicamento, equipo o insumo medico, cuando lo aceptan tienden a anular el utilizado anteriormente con la frase “ventajosamente sustituido”. En muchos casos es cierto, pero en un porcentaje importante no lo es. La presion cae sobre todo en agencias como la FDA o las de la Union Europea, ya que las nuestras –como el Invima- poco pueden hacer por su escasez de recursos. No se trata de demonizar la industria, pero en ellas trabajan miles de personas con diferentes influencias, intereses, maneras de pensar y de tomar decisiones, como humanos pueden equivocarse, o pueden tener mentalidad exclusivamente utilitaria. Obviamente, la primera caracteristica que debe tener un producto de esto es que no haga dano, que se evalue claramente el riesgo versus el beneficio, pero tambien, si realmente es claramente superior a los anteriores, o la ventaja que da es marginal. En el caso de medicamentos, esto es particularmente notorio en el campo oncologico, ya que la gravedad de la enfermedad hace que desesperadamente se busquen nuevos productos, que lleven una esperanza a los enfermos, un margen de maniobra a los medicos, la opcion de una mejor calidad de vida. El lado negativo seria el encarecimiento del costo para los sistemas de salud, que pasivamente deben ir aceptando todo lo que entra y todo lo que el paciente demanda.

Vinay Prassad es un  oncólogo especializado en hematología y profesor en la universidad de Oregón, en los Estados Unidos. Dice que cerca de un 40% de lo que hacemos los medicos con nuevas tecnologias es incorrecto. Incorrecto se refiere a todo tipo de práctica médica, ya seanmedicamentos, cirugías, pruebas diagnósticas que o bien no son mejores que las anteriores (pero sí más caras) o no son eficaces, o incluso son peores que no hacer nada.

La cifra proviene deun estudio del año 2013en el que él mismo participó y que dio la vuelta al mundo. En él analizaron 363 artículos publicados durante diez años en The New England Journal of Medicine, que evaluaban si una nueva práctica médica era mejor que aquella a la que había sustituido. De ellos, 146 (el 40,2%) encontraba que no, que la nueva resultaba ser peor que la anterior.

Prasad es tremendamente crítico con la forma en que las novedades llegan a la práctica clínica. En su opinión a veces se incorporan basándose en estudios débiles que, aun plausibles científicamente, no demuestran que sean útiles.

En otras ocasiones los ensayos clínicos no se han realizado como deberían. Además de la opacidad –muchos de los que tienen resultados negativos no se publican– según Prasad suelen diseñarse para aumentar las probabilidades de éxito y eso lleva a que su eficacia sea menor en condiciones reales. Y, en su inmensa mayoría, son realizados por la propia industria.

Fuente: SINC